21 mayo, 2018

Educación: la deuda pendiente y el rol de las empresas y fundaciones

Romper límites, salir de la zona de confort, poner en el centro a los chicos y darle voz a los docentes, son algunas de las frases que se escucharon en un nuevo encuentro del Grupo de Fundaciones y Empresas.

La temática era Educación y más de 20 organizaciones se dieron cita en ArgenINTA para co-construir un abordaje innovador que recoja recomendaciones y aprendizajes de las experiencias que se vienen impulsando en articulación con el sector público.

La propuesta es sistematizar una guía de innovación educativa que potencie las buenas prácticas en la materia, al mismo tiempo que dé relieve a las lecciones aprendidas.

En el marco del re-lanzamiento del Grupo de Afinidad en Educación los socios del GDFE se reunieron con la Fundación EducAr 2050.

En el encuentro, María Cortelezzi, directora ejecutiva de la fundación, presentó un diagnóstico situacional de la educación en la Argentina y abrió el debate sobre la importancia de pasar de la fase diagnóstica a nuevas propuestas para construir un presente y un futuro más promisorio.

“Debemos buscar el diferencial y animarnos a hacer ese nuevo aporte de valor. Hoy pueden surgir muchas cosas, pero no podemos permitirnos que no salga nada”– enfatizó Cortelezzi.

Por su parte, Mará Julia Diaz Ardaya, presidente del GDFE, invitó a los presentes a “encontrarse y dar el salto cualitativo para un mayor impacto en nuestras comunidades.” A su vez, convocó a impulsar el potencial que como grupo tiene el GDFE para incidir en políticas públicas, escalando proyectos que ya han sido probados con buenos resultados.

“La co-creación no la hace GDFE, no la hace EducAr2050. La hacemos todos juntos” concluyó Cortelezzi dejando las puertas abiertas para el debate.

Participaron de este encuentro las fundaciones: Arcor, La Nación, Andreani, Pampa Energía, Lúminis, Victoria Jean Navajas, Fundación ArgenINTA, Noble, Empretec, Telefónica y Siemens junto a Banco Galicia, Establecimientos La Negra y Telecom. Este espacio contó con el apoyo especial de Fundación Arcor y la Fundación Victoria Jean Navajas.