Alma Rural

ALMA RURAL es un proyecto del Grupo INTA (INTA – INTeA S.A – Fundación ArgenINTA) que busca constituirse como una herramienta transversal para favorecer el desarrollo productivo, comercial y socio-cultural de pequeños productores rurales y MiPyMEs de todo el país, propiciando y/o fortaleciendo la inserción de sus productos agroalimentarios en canales de comercialización que valoricen caracteres de identidad, sustentabilidad y calidad.

VISIÓN

Para acercarse al cumplimiento del objetivo propuesto ALMA RURAL se plantea una serie de propósitos complementarios que buscan vincular positivamente una oferta diferencial de alimentos con una demanda dinámica que rescata sus atributos de calidad, arraigo territorial y amistad agroecológica.

COMERCIALIZAR la producción regional de alimentos tanto en los canales existentes como en los proyectados promoviendo el reconocimiento de sus atributos selectivos.

VALORIZAR aquellos productos alimenticios portadores de originalidad, tradición y excelencia generando una exclusividad productiva apreciada comercialmente.

POSICIONAR estratégicamente a la agroindustria familiar promoviendo el encadenamiento productivo y el agregado de valor en territorio.

GENERAR conocimiento técnico aplicado a la mejora productiva y comercial de los establecimientos, al desenvolvimiento de los sistemas de extensión y a las acciones de investigación y desarrollo vinculadas a la materia.

VALORES

ALMA RURAL propone una forma de articulación comercial basada en un “consumidor consciente” y un “productor responsable” que buscan respaldar características específicas de los alimentos y de las formas en que estos son producidos y comercializados.

COMERCIO JUSTO. Es la estrategia comercial alternativa que ALMA RURAL busca empoderar a través de la relación participativa de los productores de alimentos con los sistemas de extensión técnica, ya sea del INTA o de otra organización, y con los canales de comercialización propiciando una ecuación económica, social y ambiental de desarrollo integral.

CONSUMO RESPONSABLE. Es una tendencia mundial que convierte al consumidor consciente en agente facilitador y demandante de canales innovadores que respondan a la selectividad con la que lleva adelante los actos de consumo. A la hora de realizar sus compras este consumidor se interesa cada vez más sobre aspectos vinculados al origen de los productos ofrecidos y a sus formas de producción y agregado de valor. ALMA RURAL promociona desde sus estructuras este nuevo paradigma de consumo respaldando la naturaleza diferencial de los productos ofrecidos.

CIRCUITO CORTO. Es el principio comercial que hace posible el contacto directo entre el origen y el destino del producto, generando una constante transferencia de información que es valorada por productores y consumidores. ALMA RURAL busca constituirse como un nexo facilitador de este necesario acercamiento contribuyendo a mejorar las condiciones de comercialización y de compra de quienes producen y consumen respectivamente, asegurando un precio justo y conveniente para ambas partes.

IDENTIDAD PRODUCTIVA. Constituye para ALMA RURAL tanto un recurso como una meta. Un recurso en tanto son las condiciones socio-culturales de extracción, producción y transformación de los alimentos un atributo diferencial en la medida que resguardan saberes y prácticas, y promueven valores ambientales. Se convierte en una meta al comprometerse con la sostenibilidad de la biodiversidad de los territorios, propiciando el desarrollo local de los pequeños productores regionales que constituyen el reservorio de diversidad y tradición.

TERRITORIALIDAD. Es un valor que ALMA RURAL persigue al reconocer la riqueza del territorio argentino en toda su extensión; para ello busca explorar esa magnífica biodiversidad productiva propiciando el desenvolvimiento dinámico de las economías regionales, y el ofrecimiento integral y exclusivo de productos con identidad rural en los centros urbanos de consumo.

SUTENTABILIDAD. Nos habla de buscar estrategias que aseguren el bienestar de las generaciones futuras y esto implica un compromiso por parte de la comunidad global que hoy produce y consume. ALMA RURAL, como plataforma asociativa, se interesa en los procesos amigables con el medio ambiente y persigue el fortalecimiento de cada territorio con sus particularidades agroecológicas, productivas y culturales.

DESTINATARIOS

ALMA RURAL busca dinamizar la interacción proactiva entre productores, consumidores y agentes de desarrollo local generando sinergia de objetivos, acciones y resultados.

PRODUCTORES. Son diversos pero confluyentes los perfiles de productores de alimentos que se buscan asociar a esta iniciativa de comercialización, valorización y promoción:

  • Productores asistidos por el INTA, tanto de producción primaria como pequeñas agroindustrias.
  • Productores vinculados a otros programas de asistencia técnica y/o asesoramiento público, tanto de producción primaria como pequeñas agroindustrias.
  • Iniciativas productivas con acceso limitado al mercado.
  • Emprendimientos colectivos que elaboren productos regionales o tradicionales.

CONSUMIDORES. Esta herramienta de acercamiento comercial entre el origen y el destino de los alimentos persigue, desde el enfoque del consumidor, como destino a la población que por sus características de urbanidad, ingresos, hábitos y tendencias valorizan, o tienen la capacidad de hacerlo, productos con atributos relacionados a la tradición, la identidad y la sustentabilidad.

AGENTES DE DESARROLLO LOCAL. La interacción que promueve una relación basada en un circuito corto reduce al máximo la intervención de intermediarios comerciales, favoreciendo una relación rica en devoluciones personales que se convierten en un valioso recurso informativo para que los agentes técnicos involucrados en la comercialización y la producción de estos productos diferenciales logren transformarlas en estrategias de mejora y desarrollo. De esta forma, ALMA RURAL colabora con la gestión eficaz de los sistemas de extensión técnica promovidos desde el propio Grupo INTA o desde otro estamento, estructura u organización.

Estrategias

Los desafíos que plantea el desarrollo del proyecto ALMA RURAL obligan a generar una plataforma de estrategias confluyentes que evidencie una mirada global y transversal sobre la base de las acciones propuestas.

RED DE ALMACENES. Actualmente ALMA RURAL cuenta con su primer local comercial ALMA RURAL – Almacén INTA en el Mercado del Patio, ubicado en la ciudad de Rosario (Santa Fe). A partir de esta experiencia se busca explorar la posibilidad de instalar otros almacenes en diversos puntos estratégicos a partir de una modalidad de franquiciado y propiciar la generación de una red virtual de comercialización que extienda y dinamice su alcance.

ESPACIOS DE VENTA DIFERENCIADA. Apoyar, promover, organizar , asesorar son algunas de las acciones que forman parte de la estrategia de participación en diferentes esquemas comerciales tales como ferias, eventos, góndolas específicas, mercados locales, entre otros.

NUEVOS CANALES DE COMERCIALIZACIÓN. Desarrollar nuevas formas y modelos de comercialización que sean capaces de generar, al mismo tiempo, un incentivo a la producción y una opción atractiva e innovadora para los consumidores. Asimismo, es necesario explorar y desarrollar acciones vinculadas a la generación de rondas de negocios donde promover acuerdos comerciales que dinamicen la movilidad de producto y estimulen el desarrollo local de las producciones.

ASOCIACIÓN POSITIVA DE MARCAS. ALMA RURAL – Almacén INTA consituye ya un sello simbólico que se asocia a un esquema de local comercial distintivo y diferencial; los atributos que le son transferidos a esta herramienta a partir de la asociación directa a la marca INTA, reconocida, valorada y respetada por la comunidad académica, técnica y productiva, podrían constituir una buena razón para que aquel sello adquiera un valor concreto al incluirse en el packaging de los productos que son comercializados y de los que se cuenta con un conocimiento pleno de sus condiciones de producción y elaboración. La asociación positiva de marcas es una estrategia que requiere un intenso relacionamiento previo, un conocimiento mutuo, una visión compartida pero que redunda en generosos beneficios de posicionamiento y promoción.

TRANSFERENCIA DEL CONOCIMIENTO ADQUIRIDO. ALMA RURAL se compromete con la mejora de las condiciones de vida de quienes producen alimentos en pequeña escala porque entiende del valor identitario de conservar la riqueza de cada territorio; en igual sentido considera fundamental el rol de los agentes locales de desarrollo que están integrados a esta realidad productiva y permiten, con su asistencia, asesoramiento y acompañamiento, el desarrollo integral de los empredimientos. Lograr transferir conocimientos en nociones de marketing, diseño de marca, packaging, permisos, habilitaciones, logística es un objetivo que se persigue sobre la base de una sinergia integral entre productores, consumidores y sistemas de extensión.

COMUNICACIÓN Y PROMOCIÓN. Comunicar y promocionar configuran dos acciones claves para logar impactos y resultados concretos al ejecutar las demás estrategias planteadas. Algunas de las iniciativas proyectadas en este sentido son:

  • Desarrollo de catálogo de productos ofrecidos.
  • Desarrollo de página web.
  • Desarrollos de redes sociales.
  • Creación de plataforma de trasnferencia de conocimiento adquirido.
  • Generación de viajes de prensa a diversos terriorios.
  • Programación de degustaciones y actividades especiales para promocionar productos sobre la base de un concepto identitario.
  • Planificación de demostraciones gastronómicas.
  • Diseño de promociones especiales sobre la base de la estacionalidad.

Equipo

Más información en www.almarural.com.ar